google-site-verification: google1cbe8bce00aabef6.html
 

Geometría Sagrada

La Geometría Sagrada es el lenguaje de la Luz, son las formas o arquetipos que subyacen en Todo lo que existe. Es la vibración y la energía que antecede a la materia. Los principios de la geometría se corresponden con los fenómenos atribuidos a las ondas vibratorias. La ciencia convalida que el universo es vibración, la geometría es también vibración.

 

La palabra geometría viene del griego, se compone de dos palabras, geo que significa tierra y metría que significa medida, es decir la medición de la tierra. La Geometría Sagrada es la arquitectura del Universo. Es el lenguaje visual eterno que define los conceptos básicos del universo manifiesto. Para las antiguas civilizaciones la geometría era la transportación de las medidas de las constelaciones celestes a la tierra. En algunos templos antiguos podemos observar como sus planos y medidas son literalmente un reflejo del cosmos, los monumentos religiosos se construían como el reflejo de la mente divina en la tierra.

 

Estos arquetipos geométricos son también símbolos del principio hermético “como es arriba es abajo”, y  la inseparable relación entre las partes y el Todo. En ese sentido nuestros cuerpos dimensionales de 5ta, 6ta y 7ma dimensión son esas formas geométricas que se llaman vehículos de luz (o Merkabah), y a medida que estas formas van bajando de frecuencia y de dimensión van formando los diversos sistemas energéticos y estructuras dentro de nuestro cuerpo. El sistema de chacras, los meridianos, el campo de energía interno, son algunos de estos sistemas energéticos.

A través de la geometría sagrada entendemos de una manera sencilla para nuestro cerebro izquierdo, cómo existe una conexión profunda en toda la creación; nos hace entender la Unidad. La geometría sagrada es el lenguaje simbólico de las fuerzas de la creación del Universo y nos ayuda a entender lo que ya intuitivamente conocemos.

Todo en el Universo proviene de una misma Fuente o Inteligencia Universal, que algunos llamamos Dios, o Madre Naturaleza, o Gran Espíritu y la Geometría Sagrada nos demuestra, con conceptos que puede captar nuestra mente humana, como todo lo que existe fue creado por medio de los mismos principios básicos, desde un simple átomo hasta una inmensa galaxia siguen un mismo patrón geométrico. El Espiritu Geometriza.

Hay siete formas principales dentro de la Geometría Sagrada: los cinco Sólidos Platónicos, el Círculo y laEspiral.

Los cinco Sólidos Platónicos son el CUBO, ICOSAEDRO, TETRAEDRO, OCTAEDRO, Y DODECAEDRO. Los Solidos Platonicos son formas completamente simetricas que tienen todos los lados iguales, todos los angulos iguales, de las mismas medidas y que los cinco caben dentro de la Matriz Universal que es laEsfera.

Formas de geometría que pertenecen a un infinito lenguaje que proviene de la misma fuente de nuestra existencia,  en todo lo que podamos observar, tocar y sentir ya que nuestro propio cuerpo está constituido con células perfectas. Inclusive este conocimiento ya lo tenían los Mayas y  Egipcios. 

La geometría sagrada contiene in-forma-ción de muy alta vibración, con la cual accedemos a un entendimiento muy profundo sobre la existencia de nosotros mismos y de lo que nos rodea, descubriendo lo fascinante de la creación, entendiendo  la conciencia del Ser, la conciencia universal, disfrutando en cada observación la maravillosa perfección de nuestro creador. 

La geometría sagrada nos permite re-conectar con otras dimensiones y sanar desde un nivel de conciencia superior. Nos permite observar que todo en nuestra vida cotidiana, tanto física como espiritualmente está regido por un equilibrio, orden y armonía muchas veces no visible. 

En la naturaleza se manifiesta en patrones ya conocidos de copos de nieve, cristales, insectos, ríos, árboles, patrones moleculares y atómicos de nuestro propio ADN. 

Platón : La Geometría nos obliga a contemplar la esencia. […] Es una ciencia del conocimiento del ser, no de lo que está sujeto al cambio o desaparición. […] Conducirá al alma hacia la verdad y dispondrá la mente del filósofo para que eleve su mirada hacia arriba.